domingo, 21 de diciembre de 2014

Visitas a Mediacuesta, Entrega XI



Este es el capítulo 11 de la novela Visitas a Mediacuesta de Camilo Velásquez. 
Que disfrute la lectura. 

Para más información siga nuestro Facebook: 
https://www.facebook.com/todoslosrugidos 
https://www.facebook.com/esfaleron

lunes, 15 de diciembre de 2014

Visitas a Mediacuesta, Entrega X

"En una de ellas se veía en primer plano a un hombre con turbante volando con una especie de cometa; en un segundo plano, más arriba, se alcanzaba a distinguir otra persona con una cometa similar, pero sentada sobre ella con las piernas en el aire, como si en vez de planear cayera con la aparente lentitud de los paracaídas. La otra ilustración no era en sepia sino en blanco y negro y estaba orlada por un delgado mosaico. En ella se veía otro hombre de turbante, volando gracias a un armazón de alas como de murciélago; junto a él, prescindiendo de toda perspectiva, se imponía toscamente una torre como punto de lanzamiento."


Espere el siguiente capítulo para el próximo domingo.

Que disfrute la lectura.

Para más información siga nuestro Facebook:
https://www.facebook.com/todoslosrugidos
https://www.facebook.com/esfaleron



 

domingo, 7 de diciembre de 2014

Visitas a Mediacuesta, Entrega VIII


"Entonces uno de ellos me agarró por detrás y me dio media vuelta. Yo estaba paralizado, apenas consciente, la sangre me calentaba el cuello; cuando me alumbraron con la linterna debieron pensar que me habían dado, que me estaba muriendo"
Puede leer el capítulo 8 de la novela Visitas a Mediacuesta. Espere el siguiente capítulo para el próximo domingo.

Para más información siga nuestro Facebook: https://www.facebook.com/todoslosrugidos https://www.facebook.com/esfaleron


 

domingo, 23 de noviembre de 2014

Visitas a Mediacuesta, Entrega VII


"La casa era de una sola planta, pero por el lado de la entrada se alzaba una especie de torre a la que el moho y las enredaderas daban un toque romántico de abandono. El frente de vidrio dejaba ver, más allá del cielo reflejado, las paredes azul claro del interior y un corredor repleto de cuadros pequeños."

Espere el siguiente capítulo para el próximo domingo.

Que disfrute la lectura.

Para más información siga nuestro Facebook:
https://www.facebook.com/todoslosrugidos
https://www.facebook.com/esfaleron

Este es un proyecto que se construye con cada lector; si le gusta lo que lee... Comparta los enlaces. 




domingo, 16 de noviembre de 2014

Visitas a Mediacuesta, Entrega VI

 "Cogí unas latas de cerveza y volví a 
 la sala mientras Leticia seguía en su cuarto. Me recosté en un
sofá a mirar las partículas de polvo suspendidas en la luz delgada
que dejaba entrar la hendidura de la cortina. Cada inspiración
llenaba mis pulmones de ese aire particulado y frío; el
polvo revoloteaba en la luz y yo respiraba más profundamente,
como si esa suspensión granulada pudiera surtir algún efecto"

Esta entrega corresponde al capítulo 6 de la novela.

Que disfrute la lectura. 

Para más información siga nuestro Facebook:
https://www.facebook.com/todoslosrugidos
https://www.facebook.com/esfaleron


domingo, 9 de noviembre de 2014

Visitas a Mediacuesta, Entrega V





Esta quinta entrega de Visitas a Mediacuesta corresponde al quinto capítulo de la novela. 
Bien pueda avance y siga los avatares de Abel en su enfermedad, hemos llegado a un acuerdo con las partes antes discordantes y esta obra de la memoria o la ficción (qué importa) llegará, semana a semana, al término al que debe llegar. 
Gracias por seguir acompañando el proyecto. 
 
Para más información siga nuestro Facebook:
 




domingo, 2 de noviembre de 2014

Carta a los lectores de Visitas a Mediacuesta




A estas alturas de la publicación me han visto un par de veces en la novela. Me volverán a ver, eso espero. Pero lectores, hay algunas cosas que no se escribieron de las que les debo hablar. Por ejemplo no está escrito cómo se llegaron a editar estos diarios. No sé qué tan bueno sea para el espíritu de esta publicación denunciarle al lector lo que ha venido ocurriendo.

A Abel lo conocí hace más de veinticinco años, no había salido del colegio cuando nos pasamos al mismo edificio en el que vivía con sus abuelos. No hay mucho más que decir aparte de aceptar lo cerca que me sigo sintiendo de él. Y aunque, de poder hacerlo, haría algunas observaciones al modo tan suyo de recordar la historia de Leticia, no negaré que su escritura pareció servirle de alguna manera. De todos modos alcanzo a entender eso de que nuestras historias se vayan acomodando a lo cambiantes que somos. No estuve tan cerca de él, es cierto; pero no estoy segura de que esto en realidad lo hubiera afectado tanto como insinúa en sus diarios. Para mí lo que lo motivó a escribir fue algo más, algo distinto a la culpa o a la nostalgia; porque aún antes de Leticia hubo algo que no encajaba muy bien, y que nunca encajó y que a mí nunca dejó de parecerme de una u otra forma atractivo. Algo que hoy llamaré miedo.

¿Miedo a qué? No lo sé con exactitud; pero fue ese miedo el que después de que todo ocurriera lo llevó a replantear su proyecto de vida (a aburguesarse, como alguna vez me dijo él), a ser uno de los publicistas más exitosos de su generación… a enfocarse, y finalmente, a escribir esto que hemos llamado Visitas a Mediacuesta. A veces el miedo es bien práctico. No voy a tratar de sintetizar aquí el caso de Abel, hay muchas cosas que se me escapan y que no me interesa tratar de redondear. Abel pasa varios meses en Mediacuesta y no todas mis visitas están incluidas en sus diarios. Abel, como es de esperarlo, no lo escribía todo; hacía énfasis y omisiones, pero los motivos de esas deformaciones no me quedan nada claros.

A veces pienso que lo hacía por pudor; pero luego me parece más lógico el que lo hiciera para darle alguna especie de consistencia a sus personajes; porque después de cierto punto en eso nos convertimos todos, en sus personajes. Si hubiera incluido ciertas visitas mías, algunas discusiones que tuvo con Felipe, y uno que otro incidente por ahí con Manuel, seguramente nos le habríamos deformado de un modo que afectaba el plan de su diario, de su novela.

Más de una vez, hacia el final, hablamos de las modificaciones y correcciones que fue introduciendo para ser más fiel a eso que él llamaba el tono de su historia. Con el tiempo entendí que en realidad no traicionaba nada corrigiendo esos diarios, introduciendo variaciones, omitiendo; entendí que simplemente naturalizaba, trataba de hacer todo más suyo. Y esto es algo que me sigue conmoviendo, cuando digo que los hacía más suyos a veces me refiero a que redondeaba, especificaba, aclaraba; pero muchas otras veces hacía lo contrario, cortaba, interrumpía, oscurecía, y eso fue algo que le discutí hasta el final. Solo ahora creo que entiendo. Pero aquí no se trata de lo que yo entienda o de lo que crea entender o de lo que yo quiera pretender explicarle a alguien que lee esta novela sin haber conocido al autor; esto que les escribo a ustedes, queridos lectores, es una aclaración que me veo en la obligación de hacer teniendo en cuenta las condiciones en las que me encuentro.


Ya desde Mediacuesta tuve la idea de publicarlo. Él lo supo, y aunque al principio no se mostró muy convencido, después no pensaba en otra cosa. Tanto que alcanzó a hablar de eso con algunas de las personas que él menciona en este relato. Una de ellas se mostró desde el principio contrariada, disgustada. Y sus amenazas llegaron a concretarse. Abel terminó aceptando su chantaje, firmó un documento en el que se comprometía, a cambio de liquidar automáticamente una significativa deuda familiar, a no publicar lo que había escrito mientras estuvo internado. Estoy impedida para escribir aquí el nombre de esa persona, pero creo que es suficiente con decirles que al verse retratada en el capítulo publicado la semana anterior, recomenzó su pleito.

Antes de tratar ese tema, que tampoco es mucho lo que hay para decir, me parece importante contarles cómo es que estos cuatro capítulos han llegado hasta ustedes, cómo intentamos eludir a esa persona y su cláusula firmada por Abel. Con los diarios en mis manos, sin Abel, y sin ningún tipo de permiso, reconozco que alcancé a resignarme, pensé que se iban a quedar indefinidamente en uno de esos cajones en lo que mi hija Estefanía los iba poniendo a medida que los leía y los releía. Y la menciono aquí, a Estefanía, no por lo importante que haya podido ser para Abel en el último tiempo (ya verá el lector más adelante, si conseguimos publicar la novela completa), sino porque fue ella quien me dio la idea, esta idea.

 Un día que estábamos volviendo de una cita donde el odontólogo, y ella tenía parte de su boquita anestesiada, me dijo, mientras pasaban unas bicicletas frente a nosotros, que esa novela no era de Abel. Cuando dice cosas por el estilo, cosas que uno sabe que no tienen mucho asidero, no la cuestiono ni la incito a seguir con sus ocurrencias; simplemente asiento. Le digo que sí, que bueno, que seguramente. Esta vez no fue la excepción; pero cuando estábamos en el comedor, unas dos o tres horas después, llegó la idea: ¿Y si publicáramos esto bajo otro nombre? No un seudónimo, que sería lo mismo, sino como una elaboración, como una ficción escrita por otra persona. El primer obstáculo no fue encontrar la persona, siempre hay escritores emergentes dispuestos a lanzarse a la primera oportunidad, sin importar lo mala que parezca. No, en lo que pensé fue en los derechos de autor, en una manera de ceder la obra (a un suplantador) sin cederla del todo, pensé en una manera de proteger a Abel y su deseo de publicar y darla a conocer. Y ahí estaba Creative Commons, una figura de derechos de autor en la que la obra (y/o su supuesto autor) no puede llegar a cerrarse tanto como en el caso del copyright.

Entonces me puse a la tarea. Necesitaba una editorial independiente y alguien dispuesto a adjudicarse algo que no había escrito. Alguien que no fuera todavía escritor pero que pudiera llegar a parecerlo y que, sobre todo por sus circunstancias, pudiera llegar a darle alguna nota pintoresca, quizá maldita, a la publicación, algo de prensa sin salir de los límites independientes. Una persona con acceso me ayudó a buscar en las bases de datos de ciertas clínicas psiquiátricas. Y vieran el material, vieran la cantidad de perfiles para escritor de unos diarios como los de Abel. Escogí al que escogí no porque hubiera sido el más apropiado como escritor, sino porque parecía el más comprometido, el más dispuesto a hacer lo que hubiera que hacer para ser un autor.

Y todo parecía que iba a funcionar. Firmamos unos términos. Se acordó que la novela se publicaría por entregas y que ellos (los de la editorial y “el autor”) recibirían un pago adelantado adicional al dinero que recaudaríamos en el crowdfunding, planeado para finales de noviembre. De ahí en adelante, yo me ocuparía del negocio.

Con la publicación empezaron los problemas. Cada vez más gente escribió para que le enviaran las entregas de la novela y el nuevo autor se sintió emocionado y, al parecer, repentinamente descontento con lo pactado. Esta semana cortésmente pretendió chantajearme, me pidió una cifra a cambio de no contactar a cierta familiar de Abel. Pues la contactó y parece que llegó a alguna clase de acuerdo. Le dije de antemano que no había manera de cambiar el trato y le dije también que si tenía que decir toda la verdad públicamente lo haría y aquí lo estoy haciendo, al fin y al cabo mi vida funciona sin necesidad de suplantaciones.

Queridos lectores, estamos deliberando, trato de llegar a un acuerdo con esta gente a ver si me devuelven el proyecto, a ver si en unas horas continuamos con las entregas… pero eso sí, estas vendrán firmadas por su verdadero autor: Abel. Si no lo consigo, entiendo que esto se seguirá publicando a título del “otro”. En ese caso, me siento obligada a advertir que ya no podré garantizar al lector la autenticidad de la obra.

Espero poder volverme a dirigirme a ustedes pronto,

Muchas gracias por su atención,



Mariana Estrada H.